Mutxamel 03
Arriba - Dalt ] Mutxamel 01 ] Mutxamel 02 ] [ Mutxamel 03 ] Mutxamel 04 ] Mutxamel 05 ] Mutxamel 06 ] Mutxamel 07 ] Mutxamel 08 ] Mutxamel09 ] Mutxamel 10 ] Mutxamel 11 ] Mutxamel 12 ] Mutxamel 13 ] Mutxamel 14 ] Mutxamel 15 ] Mutxamel 16 ]

 

Arriba - Dalt

Fiestas y Eventos

Costa Blanca

Dinero y Seguros

Directorio de Empresas

Director Financiero

Consultas Abogados

Asesorías y Gestorías

Directorio ABC

 

DSC03798.JPG DSC03799.JPG DSC03800.JPG DSC03802.JPG
DSC03803.JPG DSC03804.JPG DSC03807.JPG DSC03810.JPG
DSC03811.JPG DSC03812.JPG DSC03814.JPG DSC03817.JPG

CRÓNICA COMPARSA CONTRABANDISTAS

Día 1 0 de septiembre la Comparsa Contrabandistas celebró puntualmente las fiestas de Moros y Cristianos como marca la tradición festera de nuestro pueblo.

Durante los tres días principales de la fiesta los componentes de la comparsa Contrabandistas vivimos y pusimos toda la imaginación en los desfiles, para tratar de lucir en los mismos y dando lo mejor de todos nosotros para despedir el siglo XX.

Somos una comparsa pequeña en la que hemos participado un total de 160 socios entre infantiles y adultos. Somos la comparsa más antigua de Mutxamel, se fundó en 1881.

Comenzando el día 10 con el desfile de Bandas de música festera, nuestra comparsa estuvo acompañada por la Banda de Música Santa Cecilia de Rojales, que interpreto José Luis Valero y Tomás Ferrux, precedida por la Bandera de nuestra Comparsa. Una vez finalizado el desfile frente al castillo, nos dirigimos a nuestra barraca a degustar las tapitas, típicas del Contrabando, con una nueva decoración en la barraca, representando a esos típicos patios andaluces, con macetas de geranios colgadas de las ventanas de rejas, telas multicolores que impiden ver el interior de las casas, etc.

Por la tarde llega el momento más esperado para cualquier festero, LA ENTRADA. Sobre las 18,30 de la tarde, todos los componentes de la comparsa al compás de nuestro pasodoble, nos dirigirnos en perfecto orden al castillo, desfilando con nuestros trajes típicos de la antigua Andalucía.

Una vez finalizado el desfile y tras cambiarnos de ropa de batalla, dentro de la barraca continuamos la diversión hasta bien entrada la madrugada.

El dla 11, sin descansar como buenos festeros, comenzamos a las 7,30 de la mañana, el desayuno festero en la puerta del Ayuntamiento que da paso a la Diana por las distintas calles de Mutxamel. La gente del pueblo ponen al pie de sus casas unas mesas con bebidas y bollos como el anís y la coca boba.

A las 12 de la mañana, desfilamos desde el Ayuntamiento hacia el castillo en perfecto orden de revista y con los atuendos oficiales de la Comparsa, donde iniciamos la embajada de los Contrabandistas. Este año se han incorporado actos especiales como es el tiroteo real de arcabucería a mitad de la Embajada, en la que nos ofrecemos a los Cristianos para defender el castillo frente a las hordas moriscas.

Por la tarde y en torno a las 5, nuestros tiradores se trasladan a la rambla con sus arcabuces, pólvora y pistones, donde se desarrolla la guerrilla y donde los cristianos defienden el castillo frente al asalto de los moros, quienes, tras la embajada mora se hacen dueños del castillo, y por la noche se desfila en orden inverso al día anterior. Pasada la media noche los componentes de la comparsa cambiamos nuestros trajes para el desfile de la retreta, participando en el desfile de fantasía y humor. Los contrabandistas hicimos alusión, o por lo menos lo intentamos, después de tantas caídas, golpes y el inmenso movimiento que hubo, al elemento que dio lugar a la vida: el fuego. Siendo nuestro traje por su colorido (rojo) y su originalidad, el que más destacó durante el desfile.

Los actos del día 12 se iniciaron como el día anterior, con diferencia en el cansancio y el sueño que uno arrastra, por causa del aprovechamiento al máximo de estos tres días de fiesta en honor a Nuestra Señora de Loreto, menos mal que durante el día tenemos momentos para descansar. En el Contrabando este año, y como novedad, al medio día se cerraban las puertas de la barraca y en el interior quedaban los Contrabandistas para degustar en familia los manjares preparados por nuestros cocineros para reponer fuerzas.

El último dia de fiestas conocido como el día de los borrachos, todos los componentes de la comparsa Contrabandistas nos reunimos en la barraca para comer la típica olleta; unos continúan la fiestay otros empiezan a reponer fuerzas.

El domingo siguiente a la conclusión de las fiestas, los Contrabandistas nos reunimos de nuevo en la barraca para iniciar el día de las paellas, que se celebra con las demás Comparsas. Nosotros organizarnos una competición de paellas de escuadras, en la que se determina la escuadra que en el Mig Any del año siguiente nos representará en el concurso de paellas. Intentamos en un mínimo de espacio preparar la mejor paella y presentación, con la sabiduría de cada uno/a, entre risas y secretos de nuestras mamás, intentando ser los ganadores.

La escuadra vencedora en el 2000 en degustación fue la de Zíngaras y en presentación la de Azules.

En realidad de lo que se trata, es de pasar un buen rato y de hacer convivencia con los demás miembros de la comparsa.

Y al término del día decimos adiós a las fiestas de Moros y Cristianos hasta el próximo año, en este caso hasta el próximo milenio.