Taifas Eslavas
Arriba - Dalt ] Piratas ] Corsaries ] Conqueridores ] Templaris ] Issa Ibn Mariam ] Beduinos ] Sharquies ] Bereberes ] [ Taifas Eslavas ] Califas ] Zaireñas y Llauradors ] Ben Al-Labbana ] Bernat Capó 1999 ]

 

Arriba - Dalt

Fiestas y Eventos

Costa Blanca

Dinero y Seguros

Directorio de Empresas

Director Financiero

Consultas Abogados

Asesorías y Gestorías

Directorio ABC

 

Benissa. Desfile Moros y Cristianos 01 Julio 2001. Moros i Crsitians

Filà Taifes Eslaus Filà Taifes Eslaus Filà Taifes Eslaus Filà Taifes Eslaus
Filà Taifes Eslaus Filà Taifes Eslaus Filà Califes Filà Califes
Filà Califes Filà Califes Filà Califes Filà Zairenyes

TAIFAS ESLAVAS

La génesis de los reinos de Taifas se sitúa en el primer cuarto del siglo XI cuando la confusión socio-política en el Al-Andalus alcanza su mayor apogeo. Los distintos poderes locales que van apareciendo desde los primeros años del siglo XI se consolidan y es entonces cuando se produce la disgregación del Califato de Córdoba como centro de poder político que hasta aquel momento había llegado a dominar aproximadamente tres cuartas partes de la península Ibérica.
Las «taifas» o banderías son consecuencia de la aparición de una serie de pequeñas repúblicas y pequeños reinos independientes; de esta manera, en cada ciudad importante del territorio que dominaba el Califato, cualquier persona de prestigio local que contase con algún tipo de apoyo de poder fáctico, conseguía fácilmente convertirse en señor de uno de estos pequeños reinos.
En los territorios del sureste peninsular, estos señores fueron denominados «eslavos» ya que eran antiguos esclavos de procedencia hispano-visigoda o europea. En su tiempo habían recibido la confianza de los califas, a los cuales daban soporte frente a la nobleza árabe. Muchos de estos esclavos-eslavos- fueron presos durante estos momentos confusos, pero otros tantos tuvieron suerte y alcanzaron fácilmente el poder político, como Muyahid. que siendo responsable de la flota califal en Denia, instituyó la taifa (eslava) de Dénia en el 1014 hasta el 1076.
En Valencia los eslavos alcanzaron el poder tras la abolición del Califato, constituyendo la taifa de Valencia; no obstante el poder que logro la «clase» de los eslavos, con el tiempo fue reemplazado por las viejas familias de la nobleza árabe. De este modo, Abdalaziz, nieto de Almanzor, se pro- clama rey de la taifa de Valencia en el 1021 y se anexiona la efímera Taifa de Xátiva.
El actual territorio valenciano se fragmenta en tres taifas BALENSIYA (Valencia). DENIA y la D’ALPONT. Estas tres taifas, destacaron por las continuas rebeliones, conjuras, y sangrientas represalias y era tal su inestabilidad política, que entre 1031 y 1086 modifican 5 veces sus fronteras y guerrean constantemente con sus vecinos más próximos.
Las Taifas de Valencia y Dénia, tenían como centro socio-político, a su capital respectiva, las ciudades de Valencia y Dénia. desde Las cuales irradiaban su poder económico-administrativo hacia una serie de poblados-castillo que a su vez administraban sus respectivas alquerías. Así pues. la Taifa de Dénia abarcaba las ciudades de Orihuela, Alicante, Cocentaina, Elche, e incluso las islas Baleares.
La acuñación de moneda propia fue también privilegio de ambas taifas. Se «emiten» series de dinares en oro y plata que son reflejo de una economía pujante y activa.
El sistema tributario de ambas taifas sobresalió por su efectividad pese a ser muy riguroso y estar basado, tanto a nivel individual como por porcentaje, sobre la producción agrícola, ganadera y comercial por lo que se considera más perfecto que el califal. La recaudación de impuestos era una cuestión de importancia máxima, debido a que una gran parte de ellos debían entregarse como tributo a los reinos cristianos del norte peninsular, que progresivamente ejercían una mayor influencia sobre las distintas taifas, supeditándolas cada vez más a su política.
El ejercito se componía  básicamente de elementos mercenarios, así la taifa de Valencia se abastecía castellanos mientras que la taifa de Dénia los recibía de Cataluña.
Es importante destacar que estos pequeños reinos, eran muy tolerantes tanto con judíos como con cristianos, buena prueba de ello es que en la ciudad de Dénia residía una importante colonia de comerciantes y militares cristianos que obtuvieron asistencia religiosa gracias a un convenio entre Muyahid y el obispo de Barcelona.
En el siglo XI se inicia un crecimiento económico coincidiendo con el periodo de florecimiento de las taifas, se desarrolla enormemente la agricultura debido al gran contingente de inmigrantes que huyen de tierras andaluzas tras el caos producido por el desmembramiento del califato, consolidándose nuevos asentamientos rurales. En la taifa de Valencia. destacan el cultivo del azafrán, mientras que en la de Dénia, el cultivo de la morera en la zona montañosa se extiende con miras de fomentar la producción de seda. Se perfecciona el sistema de regadío en las marismas de la albufera y en la marjal de Pego, con lo que la producción de arroz mejora sensiblemente.
Es en esta época cuando la ciudad de Valencia conoce el incremento y mejora de las murallas que la circundan. Se construyen cinco puertas, puentes sobre el Turia y se facilitan las comunicaciones y las vías de entrada a la ciudad. Con este crecimiento aparecen nuevos palacios, como el de Almunia y se imita en ellos el esplendor califal. En Dénia también se realizan obras en las murallas de la ciudadela, pero es en el puerto donde se efectúan las mejoras necesarias para cubrir su pujante actividad comercial y naval..
Coincidiendo con la intensa actividad portuaria de las ciudades principales de las taifas el comercio de esclavos fue intenso. Así como la exportación del esparto del sur de Alicante, el papel de Xátiva, el lino y la seda, así como la importación de trigo desde Castilla y otras tierras ya que se comercia con Egipto.
Génova, Pisa, islas del Mediterráneo, la Provenza y el norte de África.
La fuerte expansión económica se traduce en una eclosión cultural sin precedentes ya que gracias a los viajes a la Meca se imitan los gustos clásicos de Bagdad a los que se les impregna de una fuerte sensibilidad hispánica que enriquece la vida cultural de la corte. Así el mecenazgo de los príncipes atrae a multitud de poetas, médicos, filósofos, científicos, matemáticos, etc. que provienen de todo el ámbito musulmán peninsular.
Es de destacar la Escuela de Lectura Coránica de Dénia, la cual se consolida como un importante foco de atracción de artistas e intelectuales de la época. De aquí sale una escuela de poetas locales importantes, destacando Ibb-Al-Labbana y un gran interprete de la exégesis coránica en Abu Amr, ambos de Denia. Así pues, vemos que la taifa de Dénia sobresalió por los estudios de poesía, léxico-gráficos y coránicos. mientras que la de Valencia se consolidó como centro musical de reconocida importancia.
La Taifa eslava de Valencia fue conquistada en el año 1094 por Rodrigo Díaz de Vivar el Cid, que l.a conservó hasta su muerte, poco después. los almorávides imponen su poder totalitario en toda la España musulmana, siendo el fin definitivo de los reinos de Taifas.
La desaparición e integración de los reinos de Taifas en otros entes de poder político no resulta nada simple de describir, ya que pasan a ser territorio fronterizo donde cristianos y musulmanes se disputan su dominio. En un espacio relativamente corto de tiempo las culturas se superponen una y otra vez y hacen del «Levante fértil.» una de las piezas más preciadas de la partida de ajedrez político que se libra en el territorio peninsular en estos siglos centrales de nuestra historia Medieval.
Dolores Orihuel García & Llorenç Bertomeu Banyuls