Castellano
Arriba - Dalt ]

 

Arriba - Dalt

Fiestas y Eventos

Costa Blanca

Dinero y Seguros

Directorio de Empresas

Director Financiero

Consultas Abogados

Asesorías y Gestorías

Directorio ABC

 

Baydal en el Parlamento

Era hijo de padres moriscos. Su padre murió en una reyerta que tuvo lugar en el Monte Oltá entre calpinos y moriscos. Alí se hizo bautizar y pudo vivir como un cristiano entre los calpinos, pero sólo en apariencia, procurando no inspirar desconfianza y recelos.

Valenciano

Él sustentaba secretamente el deseo y la esperanza de vengar algún día la muerte de su padre. Así nos lo describe el padre Llopis en su monografía Calpe.
Vivía con su madre, aquella mujer que el pueblo conocía por "La Velleta de Toix'', que se dedicaba a las prácticas de magia, sortilegios y brujerías, cuyo nombre utilizaban los mayores durante mucho tiempo para amedrentar a los pequeños, diciéndoles: "Vindrá la Velleta de Toix, i mos papará a tu, a mi í a tots".
Moncófar oteaba constantemente la posible llegada por mar de "los suyos" para unirse a ellos en lucha contra los cristianos. Eran entonces muy frecuentes las incursiones de piratas argelinos en nuestras costas.
Cierto día divisó unas "fustas" que se dirigían hacia nuestras playas y pensó que "era el momento", pero su madre, a la que quiso informar de su proyecto, le hizo desistir:
"Alí, hijo mío, piensa que puedes morir en la lucha. Piensa que ya nada podemos hacer para resucitar a tu padre, y piensa también que si tú mueres, quedaré yo aquí sola, vieja y enferma. Medítalo, Alí, y verás que no debes exponer tu vida. No te vayas, por Alá, quédate conmigo".
Estas reflexiones de su madre, a la que tanto quería, le hicieron desistir, al menos por el momento, de su obstinado plan. "Mi madre tiene razón" , pensaba, tras meditar la situación.
Pocos años después falleció la pobre vieja. Moncófar quedó muy triste y solo en Toix. Tan solo, que pensaba si la vida para él valía o no la pena vivirla No tenía sentido ni aliciente, llegó a pensar, y por ello volvió a acariciar en su memoria aquella pertinaz idea de la venganza.
Una mañana otoñal Moncófar divisó desde su casa el humo de una hoguera que ardía en lfach, obra de¡ vigía permanente, y sabía que ésta era la señal convenida: "Foc en Ifac, moros en la costa" y por si ello fuera poco. oyó, aunque de forma casi imperceptible por la distancia, el arrebatador sonido de las campanas de la Iglesia que alertaban a los calpinos de¡ inminente peligro. Fijó sus Ojos en el confín de¡ mar y, efectivamente, vislumbró cinco "fustas" que navegaban rumbo a nuestras playas.
Esta es mi hora, pensó Moncófar. Se acercan los míos y puedo convertir en realidad mi sueño".Cogió el arcabuz que tenía de su padre y empezó a descender de Toix bordeando los acantilados de Les Urques, Les Canutes y La Manzanera, hasta llegar a El Passet. Allí se detuvo un buen rato contemplando la aproximación de las naves y, cuando consideró que era el momento propicio, bordeando la playa caminó hasta Les Roquetes, que era el lugar donde se habían concentrado los calpinos para intentar rechazar el desembarco de los moros.
Al llegar a dicho punto, dio un quiebro hacia el mar, en dirección a las embarcaciones, pero, de pronto, se detuvo al oír la voz de un calpino que le conminaba a que se uniera a ellos. Lo que ocurrió a continuación figura suficientemente explicitado en el episodio que encierra El Parlamento.